La bicicleta: ¿Un vehículo para la disfunción eréctil?

¿Puede ser la bicicleta un vehículo para la disfunción eréctil?

¿Puede ser la bicicleta un vehículo para la disfunción eréctil? Andar en bicicleta es una forma excelente de ir de un lugar a otro. También es una gran forma de ejercicio, ya que proporciona los mismos beneficios para la salud como caminar, trotar, nadar y otras actividades aeróbicas.

Un deporte popular

Según una encuesta de Breakaway Research Group (1), más de un tercio de los estadounidenses monta en bicicleta. Algunas personas lo hacen ocasionalmente, para divertirse, y otras pasan varias horas al día en una bicicleta.

Los hombres que andan en bicicleta pueden experimentar problemas de erección como una consecuencia involuntaria de pasar demasiado tiempo sobre el asiento.

 El vínculo entre montar una bicicleta y los problemas de erección no es nuevo. De hecho, el médico griego Hipócrates (2) identificó los problemas sexuales en los jinetes masculinos cuando dijo: “La constante sacudida de sus caballos los hace poco aptos para el coito”.

Aquí conocerás por qué andar en bicicleta puede afectar tu capacidad para lograr una erección y cómo evitar que el ciclismo frene tu vida sexual.

Resolver Impotencia

10 ALIMENTOS AFRODISIACOS PARA ERECCIONES FUERTES

El Libro Gratis Para Lograr Erecciones FUERTES y GRANDES Está Disponible Durante un Tiempo Limitado

  • Descubre 10 Alimentos POTENTES Para Tus Erecciones
  • Logra Erecciones Más Duraderas y GRUESA A Partir de Esta Noche - Recibe el PDF Gratis por correo en 2 minutos

La bicicleta: ¿Un vehículo para la disfunción eréctil?

Para que tengas una erección, los impulsos nerviosos del cerebro envían mensajes de activación al pene. Estas señales nerviosas permiten que los vasos sanguíneos se relajen, aumentando el flujo de sangre a través de las arterias hacia los genitales. Cualquier problema con los nervios, los vasos sanguíneos o ambos pueden impedir que logres una erección. Esto se llama disfunción eréctil (3).

En las últimas décadas, los investigadores han descubierto que algunos ciclistas varones desarrollan daños en el nervio pudendo, el nervio principal del perineo y la arteria pudenda, que envía sangre al pene.

Los hombres que pasan muchas horas en bicicleta han reportado entumecimiento y problemas para lograr una erección. Los expertos creen que la disfunción eréctil comienza cuando las arterias y los nervios quedan atrapados entre el estrecho asiento de la bicicleta y los huesos púbicos del ciclista.

El asiento es el culpable

Cuando te sientas en una silla, tu peso se distribuye en ambas nalgas. Esto elimina la presión del perineo, una región del cuerpo que va desde el ano hasta los órganos sexuales. Contiene los nervios y arterias que suministran el pene en los hombres y el clítoris y los labios en las mujeres. Sentarse en un asiento de bicicleta ejerce presión sobre el perineo, comprimiendo esos nervios y arterias cruciales. Esto puede llevar a la pérdida de sensibilidad y otros problemas.

El daño a los nervios explica el adormecimiento del pene que experimentan algunos ciclistas masculinos. La presión sobre la arteria pudenda puede aumentar esta lesión nerviosa para producir una disfunción eréctil temporal o prolongada. Un asiento de bicicleta estrecho puede reducir el flujo de sangre al pene hasta en un 66%, e incluso un asiento ancho puede reducir el flujo en un 25%.

Qué dicen las investigaciones

En los últimos 10 a 15 años, varios estudios han relacionado el andar en bicicleta con problemas sexuales. Aquí están algunos ejemplos.

  • Unos investigadores noruegos evaluaron a 160 hombres que completaron un cuestionario después de participar en un recorrido en bicicleta de aproximadamente 324 millas.
  • Uno de cada cinco hombres tenía un entumecimiento del pene, que duró más de una semana en algunos. El trece por ciento (21 hombres) desarrolló una disfunción eréctil que generalmente duró más de una semana.
  • El International Journal of Sports Medicine realizó un estudio en el que encontró que el flujo sanguíneo hacia el pene se reducía en un 70% en las personas que andaban en bicicleta en una posición sentada.
  • Los investigadores del Instituto Nacional de Seguridad y Salud Ocupacional (NIOSH) evaluaron a 17 miembros de una unidad de patrulla de la policía en bicicleta en Cincinnati, Ohio. Los hombres tenían un promedio de casi 5 horas y media en la silla de la bicicleta cada día laboral. Casi todos ellos experimentaron entumecimiento genital de vez en cuando. Los que más viajaron corrían el mayor riesgo de disfunción eréctil, y los hombres que ejercían más presión sobre los asientos de sus bicicletas tenían más problemas.
  • En un estudio de seguimiento (4), los investigadores de NIOSH descubrieron que los oficiales de patrulla que montaban en bicicleta y que usaban una silla sin nariz informaban sobre el entumecimiento del pene con mucha menos frecuencia que los que usaban una silla estándar.

¿Existe una solución para el problema?

No tienes que abandonar el ciclismo para preservar tu función sexual. De hecho, puedes romper el círculo vicioso de andar en bicicleta y la disfunción eréctil si tomas algunas simples precauciones.

  • No uses un asiento de carreras con una nariz larga y estrecha. Elije un asiento ancho, idealmente con mucho relleno. Incluso están disponibles asientos especiales que tienen una abertura en el medio.
  • No inclines el asiento hacia arriba, una posición que aumenta la presión sobre el perineo.
  • Asegúrate de que tu asiento esté a la altura correcta, de modo que tus piernas no estén completamente extendidas en la parte inferior del pedal.
  • Para mayor protección, considera usar pantalones de ciclismo acolchados.
  • Levanta el manillar para que estés sentado más erguido.
  • Cambia tu posición y toma descansos durante los viajes largos.

Sobre todo, es importante que estés alerta a los síntomas. Si experimentas un hormigueo o entumecimiento en tus genitales, bájate de la bicicleta.

Quizás el mejor consejo es lograr que el ciclismo forme parte de un programa de ejercicio físico equilibrado en lugar de confiar exclusivamente en él. Deberías alternarlo con caminar, trotar o nadar. Deja tu bicicleta estacionaria y sube a una caminadora, a un entrenador elíptico, a un escalador o a una máquina de remo.

Si andar en bicicleta te apasiona, mézclalo. Ejercitar unas cuantas precauciones simples te asegurará que tu pasión por el ejercicio no interfiera con tu pasión en el dormitorio.